• Alrededor del 20% de los trasplantes renales son rechazados por el paciente.
  • El Hospital Universitario de Bellvitge ha participado en esta investigación internacional que permite conocer previamente y sólo con una muestra de sangre si el sistema inmunológico del paciente rechazará el trasplante renal.
  • La prueba permitirá adecuar con antelación el tratamiento inmunosupresor para evitar el daño inmunológico y el fallo del trasplante.
  • El test de expresión genética que clasifica a los pacientes en función del riesgo sirve tanto para niños como adultos.

Investigadores del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) y médicos del Hospital Universitario de Bellvitge, conjuntamente con un equipo de investigadores de la Universidad de California, el Hospital Infantil de Cincinnati, el Centro Médico California Pacífico, la Universidad de Pittsburgh, la Universidad Emory y la Universidad de Stanford (Estados Unidos) y el Hospital infantil de México Federico Gómez, han desarrollado una prueba genética que identifica aquellos pacientes con alto riesgo de sufrir rechazo de trasplante de riñón. A partir de una muestra de sangre periférica y un test de fácil desarrollo, se puede saber de manera no invasiva y antes de presentarse la disfunción del injerto renal si el sistema inmunológico del paciente rechazará el trasplante renal.

El Dr. Oriol Bestard, nefrólogo del Hospital Universitario de Bellvitge y único participante español en este estudio explica que “la prueba permitirá adecuar con antelación el tratamiento inmunosupresor para evitar el daño inmunológico y el fallo del trasplante. Con este test genético podremos adaptar el tratamiento inmunosupresor de una forma más fácil y sin utilizar una prueba invasiva en aquellos enfermos con elevado riesgo de sufrir rechazo”. Los investigadores han desarrollado, a partir de las muestras de sangre, un algoritmo que permite clasificar el riesgo de rechazo de los pacientes tanto en niños como en adultos. “La prueba de sangre, aparte de ser un método más sencillo, permitirá identificar a los pacientes con rechazo de forma oportuna y adecuar el tratamiento”, añade.

“Cuando el órgano trasplantado es rechazado, habitualmente hay un aumento de la creatinina (sustancia que sirve como marcador renal) en el suero del paciente. Como este no es un marcador específico, ya que la creatinina puede aumentar en sangre por muchos motivos además del rechazo, se debe realizar una biopsia renal para confirmar que se está produciendo el rechazo”, explica el Dr. Josep Maria Griñó, catedrático de medicina de la Universidad de Barcelona. Con esta nueva prueba se puede predecir hasta tres meses antes de la detección por medio de biopsia el rechazo agudo, que afecta a alrededor del 20% de los trasplantes renales.

La investigación “The kSORT Assay to Detect Renal Transplant Patients at High Risk for Acute Rejection: Results of the Multicenter Aarti Study”, publicada en la revista PLOS Medicine el pasado miércoles, analizó muestras de sangre de pacientes con trasplante de riñón para medir 43 genes con niveles de expresión que pueden variar durante el rechazo renal agudo. En un primer conjunto de 143 muestras de sangre y utilizando una técnica denominada reacción en cadena de la polimerasa (PCR), se determinó que 17 de estos genes podían discriminar los pacientes con riesgo o no de padecer rechazo agudo, el cual había sido previamente diagnosticado mediante biopsia. En total, se analizaron 558 muestras de sangre de 436 pacientes con trasplante renal procedentes de ocho centros de Estados Unidos, del Hospital Universitario de Bellvitge (España) y México.

A pesar de que la prueba es altamente específica y clínicamente aplicable, los investigadores indican que se ha de probar ahora de forma prospectiva y planteando una intervención clínica, para confirmar su beneficio. Por otro lado, hay dos tipos de rechazo inmunológico, un provocado por células y el otro por anticuerpos, entre los que este test no puede discriminar. Por ello, los autores continúan profundizando en el estudio con el fin de poder utilizar la prueba en las actuales guías de práctica clínica y así clasificar el riesgo del paciente, el tratamiento inmunosupresor y la necesidad de biopsia.

Notícies relacionades |Noticias relacionadas | Related news

Comments are closed.

Home | eHub | Email