• En la actualidad, 6 de cada 10 pacientes intervenidos por rotura de aneurisma aórtico se recuperan.
  • El Hospital Universitario de Bellvitge consigue reducir la mortalidad de pacientes que presentan rotura del aneurisma aórtico con un ‘programa de tratamiento de emergencia aórtica’.
  • El programa consiste en un tratamiento endovascular con mínima invasión que presenta mejores resultados postoperatorios en pacientes candidatos.
  • El abordaje precoz y un seguimiento protocolizado de la persona afectada permite reducir la incidencia de ruptura aórtica.

El aneurisma aórtico se produce cuando una parte de la aorta se dilata o ensancha de manera anormal debido a la debilidad de la pared de la arteria, cosa que suele ocurrir en el segmento final de la aorta, donde se localizan las arterias que llevan sangre a los riñones. Esta deformidad se va desarrollando a lo largo de los años sin dar síntomas, hasta que su tamaño es considerable y presenta riesgo de sangrado, generalmente a partir de los 65 años. En estos casos, la persona afectada debe ser intervenida para tratar la enfermedad y evitar que el aneurisma pueda romperse y desencadenar una hemorragia interna masiva con un riesgo muy alto de muerte.

En los últimos años, el Hospital Universitario de Bellvitge ha logrado aumentar en un 20% la supervivencia de personas intervenidas por ruptura de aneurisma. Seis de cada diez pacientes con rotura del aneurisma aórtico se recuperan después del tratamiento, cuando antes la dinámica se establecía en cuatro de cada diez. Esto ha sido posible gracias a la puesta en marcha de un ‘programa de tratamiento de emergencia aórtica’ que se basa en la práctica de tratamiento endovascular mínimamente invasivo en todos aquellos pacientes candidatos. “El tratamiento endovascular consiste en colocar una prótesis con stent dentro de la aorta con la ayuda de catéteres por medio de una pequeña incisión en la ingle. De esta manera, se refuerza la pared de la aorta y se repara la zona dañada sin necesidad de realizar una cirugía abierta”, explica el Dr. Ramon Vila Coll, jefe del Servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Universitario de Bellvitge.

El éxito del programa recae en un procedimiento protocolizado que permite analizar con diligencia si las personas que llegan a Urgencias con rotura del aneurisma aórtico son candidatas a ser intervenidas mediante endoprótesis vascular. “Este tipo de operación mucho menos agresiva que la cirugía abierta convencional no sólo consigue mejores tasas de supervivencia, sino que mejora los resultados postoperatorios. Los pacientes pasan menos días en la UCI, es decir, se recuperan y se reincorporan a la vida diaria con más rapidez”, indica el Dr. Vila. En la actualidad, alrededor del 70% de los enfermos son intervenidos con este procedimiento.

Además, el Hospital Universitario de Bellvitge trabaja con la reconstrucción 3D de la tomografía computerizada, lo que permite efectuar la navegación y la reparación de los vasos de manera virtual. Con este avance técnico, es posible planificar el tamaño exacto y las características de las prótesis a implantar e, incluso, hacerlas a medida.

La implantación de un buen protocolo de actuación en aneurisma de aorta no sólo es de vital importancia en casos de ruptura, sino aún más en el seguimiento de los pacientes con esta enfermedad para evitar que se llegue a estos casos extremos. Una vez detectada la enfermedad, a partir de una ecografía, se debe realizar un seguimiento para tener controlada la evolución del aneurisma. “En estos momentos, en el Hospital Universitario de Bellvitge tenemos en seguimiento activo más de 200 pacientes con aneurisma aórtico. Controlamos periódicamente su evolución y, cuando es necesario, operamos de forma programada para evitar la ruptura”, explica el Dr. Vila. De esta manera, se mejora la calidad de vida de los enfermos y se reduce el número de personas en situación de ruptura del aneurisma.

Notícies relacionades |Noticias relacionadas | Related news

Comments are closed.

Home | eHub | Email