Los nuevos fármacos contra el VIH / SIDA aparecidos a partir del año 2007 han permitido reducir de forma muy importante el número de pacientes que no respondían a los primeros tratamientos combinados de tres o más fármacos, según pone de manifiesto un estudio con 91.764 pacientes de varios países de Europa occidental que ha publicado este mes The Lancet Infectious Diseases. Asimismo, los nuevos fármacos también han logrado reducir el número de nuevos casos de sida entre las personas con el virus.

Los nuevos fármacos contra el VIH demuestran una clara mejora para los pacientes que no respondían a los primeros tratamientos

Uno de los grupos que han participado en el estudio es la cohorte Piscis, formada por 11 hospitales de Cataluña y Baleares. Ha coordinado la participación de Piscis en este estudio el Dr. Daniel Podzamczer, director de la Unidad de VIH / sida del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario de Bellvitge e investigador del grupo de investigación de Patología Infecciosa y sensibilidad antibiótica del IDIBELL. El coordinador de Piscis es el Dr. Jordi Casabona, director del Centro de Estudios Epidemiológicos sobre las Infecciones de Transmisión Sexual y Sida de Cataluña (CEEISCAT).

En 1996, comenzó la administración sistemática de tratamientos combinados con tres o más fármacos, lo que, en la gran mayoría de casos, permitió frenar progresión del virus. Sin embargo, un número de pacientes (entre el 3% y el 4%) fracasaron sucesivamente a las tres familias de fármacos inicialmente disponibles.

En años posteriores, y particularmente a partir de 2007, han aparecido nuevos fármacos alternativos. Para constatar si estos nuevos fármacos han ayudado a reducir la resistencia a los tratamientos ya mejorar la evolución de la enfermedad, se puso en marcha la iniciativa Pursuing Later Treatment Option II (PLATO II), en la que colaboran un gran número de centros europeos, y que está incluida en una iniciativa más amplia denominada Collaboration of Observational VIH Epidemiological Research Europe (Cohesión).

El objetivo principal de este estudio fue observar la evolución, entre 2000 y 2009, del número de personas con fracaso farmacológico que, sin embargo, habían tenido un nivel de menos de 50 copias de ARN del virus de el sida por mililitro de plasma. Otros objetivos fueron observar la evolución de la incidencia de sida y la mortalidad.

En 2009, la proporción de pacientes que tenían un bajo nivel virológico después del fracaso farmacológico fue del 57,9%, junto a sólo el 19,5% del año 2000. Durante los años 2000, 2001 y 2002, la incidencia de eventos definidores de SIDA fue de 7,7 por cada 100 pacientes / año. En cambio, en 2008 cayó a 2,3, y en 2009 a sólo 1,2. La tasa bruta de mortalidad fue del 4% pacientes / año entre 2000 y 2002, y, en cambio, de sólo el 1, 4% en 2009.

Las tendencias positivas detectadas en el estudio son el resultado del esfuerzo de muchas partes implicadas en la mejora de la atención a las personas con VIH. La creciente disponibilidad de nuevos fármacos de clases ya existentes (como nuevos inhibidores de la proteasa o nuevos inhibidores de la transcriptasa inversa no análogos a los nucleósidos) ha posibilitado que no sea necesario tomar un número tan alto de pastillas, ni que haya que seguir una programación tan rígida. Asimismo, han aparecido fármacos de nuevas familias.

Sin embargo, todavía hay algunas personas con fallo farmacológica que no pueden disminuir su carga viral, y los pacientes que empiezan terapia antirretroviral en la actualidad ya no reciben los mismos agentes usados ​​en años anteriores, de forma que los perfiles de resistencia cambiarán y habrá que continuar desarrollando nuevos fármacos.

Diciembre 2011

Notícies relacionades |Noticias relacionadas | Related news

Comments are closed.

Home | eHub | Email