• El 53% de las donaciones de corazón provienen de muertes por accidente vascular cerebral.
  • El Hospital Universitario de Bellvitge ha implantado con éxito más de 100 asistencias mecánicas de este tipo.
  • Expertos aseguran que el uso de asistencias ventriculares mecánicas es la clave del futuro del tratamiento de la insuficiencia cardíaca.
  • En veinte años, la media de edad de los donantes de órganos ha aumentado de los 25 a los 40 años.

Barcelona, 5 de junio de 2014 – El número de donantes de corazón óptimos se ha estancado a la baja en los últimos años debido, principalmente, a la reducción de los accidentes de tráfico. Mientras que, hace unos años, la mayoría de corazones para trasplantes procedían de víctimas en la carretera, en estos momentos sólo un 13,6% de corazones trasplantados en España tienen esta procedencia, según la Organización Nacional de Trasplantes.

“Ante el cambio de la procedencia de los órganos para trasplantes es imprescindible apostar por el uso de asistencias mecánicas, corazones mecánicos, tanto como puentes provisionales como en calidad de terapias definitivas”, explica el Dr. Nicolás Manito, jefe de la Unidad de Insuficiencia Cardiaca y Trasplante Cardiaco del Hospital Universitario de Bellvitge.

El Hospital Universitario de Bellvitge es uno de los referentes estatales en estos dispositivos. “En el hospital se han implantado más de 100 asistencias mecánicas como puentes hasta un trasplante. También ha sido pionero en la implantación de dos asistencias ventriculares de larga duración (modelo Incor)”, explica el Dr. Albert Miralles, jefe de Servicio de Cirugía Cardiaca del Hospital Universitario de Bellvitge. En este sentido, el hospital cada dos años organiza el único simposio internacional de España sobre asistencia mecánica circulatoria, que reúne a expertos de este ámbito de todo el mundo.

Los corazones mecánicos ya son rutinarios en países como Estados Unidos o Alemania, y sus resultados y expectativa de vida son similares a los de los trasplantes convencionales. “Si hasta el momento se han desarrollado menos en nuestro país ha sido sólo por los altos índices de donaciones que registrados”, afirma el Dr. Manito. Mientras que, en Estados Unidos, se implantaron sólo el año pasado más de mil asistencias mecánicas de larga duración, en España hasta ahora únicamente ha habido una decena de casos, sobre todo en pacientes en los que el trasplante estaba contraindicado. “El futuro del tratamiento de la insuficiencia cardiaca avanzada pasa por el aumento en el uso de corazones mecánicos. Hasta el punto de que el trasplante acabará quedando como una opción muy secundaria”, añade.

Actualmente, la mayoría de donaciones de corazón (53%) provienen de accidentes vasculares cerebrales. Ello también motiva que la edad media de los donantes se esté incrementando, hasta el punto de que, en España, en 2013 el 46% de donantes fueron mayores de 45 años. “El hecho de encontrarnos con corazones cada vez mayores nos obliga a ser más estrictos en la detección de posibles enfermedades coronarias del donante; este es uno de los riesgos que más nos preocupa. El donante óptimo debería ser una persona menor de 50 años, que no tenga factores de riesgo cardiovascular y que muestre una correcta funcionalidad del corazón”, explica el Dr. Miralles.

En Cataluña, la media de edad de los donantes ha pasado de los 25 años de 1992 a los 40 en 2012, según la Organización Catalana de Trasplantes. El año 2013 se realizaron 52 trasplantes cardíacos en Cataluña, los mismos que el año anterior, y hubo, en total, 207 donantes válidos de órganos con muerte encefálica o corazón parado, 19 menos que el año anterior. Se produjo un 17,9% de negativas familiares a la donación de órganos.

El Hospital Universitario de Bellvitge, uno de los cuatro centros que realizan trasplante cardíaco en Cataluña, ha llevado a cabo 357 intervenciones de este tipo entre 1991 y 2013. Un 80% de los trasplantados en este centro sobreviven al cabo de un año, un 74% a los cinco años, y un 55% a los 10 años. Sin esta intervención, la supervivencia de todos ellos habría sido de pocos meses. El año pasado, un 40% de los trasplantados de corazón en el Hospital Universitario de Bellvitge lo fueron en situación de urgencia, lo que significa que la intervención se priorizó por el rápido deterioro del paciente y se hizo al cabo de un tiempo medio de 15 días. El trasplante electivo (no urgente) tuvo una espera media de 120 días.

Notícies relacionades |Noticias relacionadas | Related news

Comments are closed.

Home | eHub | Email