• La hipertrofia benigna de próstata es la enfermedad más frecuente en hombres mayores de 65 años.
  • El 50% de pacientes con patología prostática benigna son tratados en el Hospital Universitario de Bellvitge mediante la tecnología con láser avanzada mínimamente invasiva.
  • Con esta técnica más sofisticada se consigue eliminar el tejido benigno y coagular los vasos para evitar el sangrado con mayor rapidez y efectividad.
  • Los pacientes pueden regresar a su domicilio el mismo día y tienen una recuperación más rápida.

La hipertrofia benigna de próstata es el aumento del tamaño de la glándula prostática producido por un incremento de niveles de testosterona, aunque otros factores también pueden predisponer al desarrollo de la enfermedad. Este crecimiento progresivo afecta a la uretra y provoca diferentes síntomas relacionados con la micción, como son la incontinencia, la retención o la infección urinaria. La patología prostática benigna es la enfermedad más frecuente en hombres de más de 65 años.

Hace tres años, el Hospital Universitario de Bellvitge fue uno de los primeros hospitales de Cataluña en incorporar la vaporización prostática con láser avanzada, una técnica más sofisticada que las anteriores que permite tratar a pacientes con hipertrofias benignas de próstata mayores de manera ambulatoria. “La vaporización prostática con láser es una técnica mínimamente invasiva que se realiza en aquellos pacientes candidatos para no tener que practicar una cirugía abierta o transuretral. Con este dispositivo de última generación, que alcanza una potencia de 180 vatios cuando la anterior era de 80 vatios, conseguimos tratar la hipertrofia benigna de próstata y que el paciente pueda irse a su domicilio el mismo día de la intervención”, explica el Dr. Narcís Camps Lloveras, médico especialista del Servicio de Urología del Hospital Universitario de Bellvitge.

En la actualidad, el 50% de pacientes del hospital con patología prostática benigna son tratados con este tipo de intervención, dato que ha aumentado, ya que con este dispositivo es posible llegar a tratar próstatas de un tamaño más grande. Además, la técnica permite operar a pacientes bajo tratamiento farmacológico antiagregante que no puede ser suspendido, situación que antes impedía la intervención quirúrgica.

Uno de los avances más importantes de esta técnica es la capacidad de coagular los vasos sanguíneos mientras se elimina el tejido. Así, se consigue evitar el sangrado durante la intervención y disminuir al máximo el riesgo de sufrir complicaciones hemorrágicas. “Uno de los problemas principales de la cirugía prostática es el riesgo a sufrir una hemorragia. Hasta ahora, con la utilización de esta técnica no hemos tenido ninguna hemorragia que haya requerido transfusión de sangre”, indica el Dr. Camps.

La vaporización prostática con láser consiste en introducir una fibra láser a través del conducto de la orina hasta llegar a la uretra prostática para vaporizar el tejido benigno y eliminarlo. El aumento de energía del nuevo dispositivo permite una vaporización más rápida con una mayor capacidad de coagulación.

Todos estos avances hacen posible que el paciente pueda volver a su domicilio el mismo día de la intervención. Sin hemorragia ni infección de orina, complicaciones que pueden derivarse de la intervención y se detectan de manera inmediata, la persona puede abandonar el hospital a las pocas horas con total seguridad. Durante los días siguientes, se hace un seguimiento hasta que se quita la sonda, y un control rutinario durante los    6-12 meses posteriores. Gracias al tratamiento mínimamente invasivo, la recuperación es más rápida y el paciente gana calidad de vida en un corto plazo de tiempo.

Notícies relacionades |Noticias relacionadas | Related news

Comments are closed.

Home | eHub | Email