• El Hospital Universitario de Bellvitge fue pionero en esta técnica.
  • En intervenciones como las de aneurisma intracraneal, se consigue eliminar totalmente las secuelas cuando se utiliza este procedimiento.
  • El Hospital Universitario de Bellvitge organiza, del 9 al 11 de abril, un curso internacional sobre monitorización neurofisiológica intraoperatoria.
  • El curso tiene lugar en el marco del Master en Electrodiagnóstico Neurológico de la Universidad de Barcelona.

La técnica de la monitorización neurofisiológica intraoperatoria (MNI) consigue evitar secuelas en un amplio abanico de intervenciones quirúrgicas que presentan riesgo de daño neurológico. En algunos tipos de procedimiento quirúrgico, como es el del aneurisma intracraneal, se han conseguido eliminar totalmente las secuelas siempre que vaya acompañado de monitorización neurofisiológica.

Esta técnica consiste en la presencia en el quirófano, durante una intervención quirúrgica compleja, de un neurofisiólogo encargado de detectar principios de lesión neurológica antes de que sean irreversibles, para que se puedan corregir. El neurofisiólogo estimula el córtex motor con una tira numerada de electrodos, mediante la cual consigue información constante del estado de las neuronas. Es un procedimiento que está experimentando un gran auge en los últimos años en todo el mundo y que tuvo el Hospital Universitario de Bellvitge como uno de los centros pioneros.

Entre los días 9 y 11 de abril, el Hospital Universitario de Bellvitge organizará un nuevo curso de monitorización neurofisiológica intraoperatoria, en el marco del Master en Electrodiagnóstico Neurológico impartido por la Universidad de Barcelona con la colaboració del Hospital Clínico, el Hospital de Bellvitge y el Instituto Guttmann. El curso incluirá una cirugía de un tumor medular en directo. Asistirán, como cursillistas, unos 40 profesionales, procedentes de España y de varios países de Latinoamérica. Como profesores destacados, contará con el Dr. Vedran Deletis (Split, Croacia), que es el especialista que desarrolló esta técnica a nivel mundial; el Dr. Francesco Sala (Verona, Italia), y la Dra. Isabel Fernández Conejero, directora del curso y responsable de MNI en el Hospital Universitario de Bellvitge.

La Dra. Fernández Conejero destaca que, con la monitorización neurofisiológica intra-operatoria, “se consigue una cirugía más avanzada y segura; realmente conseguimos evitar muchas complicaciones neurológicas, que podrían ir desde paraplejia, parálisis faciales a afectaciones de los esfínteres, entre otros”.

La MNI está indicada en todas aquellas intervenciones donde pueda haber afectación neurológica: la neurocirugía –como resecciones de tumores de cerebro, de base del cráneo o de columna vertebral–, la cirugía cardiaca, vascular, ortopédica y traumatológica, otorinolaringològica, maxilofacial y oral, plástica o cirugía general, entre otros. Según la Dra. Fernández Conejero, “los costes añadidos de la monitorización neurofisiológica quedan rápidamente amortizados gracias a las complicaciones ahorradas; sólo hay que pensar que el coste del tratamiento y la recuperación de un solo infarto cerebral es similar al salario anual de un médico de hospital”.

La monitorización neurofisiológica intraoperatoria se introdujo en el Hospital Universtari de Bellvitge en 2003 y se consolidó en 2009, cuando la Dra. Fernández Conejero volvió de una formación de dos años y medio en Nueva York junto a Vedran Deletis, que actualmente ejerce de nuevo en Split. El Hospital Universitario de Bellvitge es el centro de España y de Europa que más MNI realiza, unos 300 cada año, aplicados a intervenciones de neurocirugía, traumatología, otorrinolaringología, cirugía plástica y cirugía vascular.

Asimismo, desarrolla varias líneas de investigación en este ámbito, tales como el estudio de nervios craneales, los reflejos del tronco cerebral intraoperatorio, o la monitorización del plexo lumbar. Recientemente ha publicado en la prestigiosa revista Clinical Neurophysiology, junto con el Prof. Deletis, los primeros resultados de un nuevo método donde el uso de la monitorización neurofisiológica permite por primera vez llevar a cabo los estudios neurológicos para la preservación del lenguaje con el paciente dormido. Los resultados de esta investigación fueron destacados en portada por la publicación.

Notícies relacionades |Noticias relacionadas | Related news

Comments are closed.

Home | eHub | Email