Consulta de la Unidad de Demencias del HUB

Consulta de la Unidad de Demencias del HUB

La enfermedad de Alzheimer -de la que este miércoles se celebra el día mundial- es un proceso neurodegenerativo que afecta a unos 90.000 catalanes y que plantea un enorme reto de salud pública. Es una enfermedad que tiene un impacto devastador sobre el paciente, la familia y los cuidadores. Aunque actualmente no se dispone de un tratamiento farmacológico curativo sino tan sólo de tratamiento sintomático, en los últimos años se han producido importantes avances en el diagnóstico precoz y en el conocimiento de su fisiopatología y se empiezan a obtener fármacos más prometedores.

El Dr. Ramon Reñé, responsable de la Unidad Funcional de Demencias del Hospital Universitario de Bellvitge (UFD-HUB), destaca que “la espectacular mejora en el diagnóstico precoz a la que hemos asistido en los últimos años hace que hoy en día se puedan reclutar para los estudios farmacológicos personas en fases mucho más precoces de la enfermedad, es decir, antes de que se haya ocasionado un daño neuronal irreversible, incrementando de este modo las posibilidades de que los nuevos fármacos sean eficaces “.

Este mes de septiembre, la revista Nature ha publicado los resultados de un ensayo clínico en 165 pacientes con enfermedad de Alzheimer tratados con el anticuerpo monoclonal aducanumab, el cual, administrado por vía endovenosa una vez al mes, ha conseguido estabilizar la enfermedad durante seis meses. En la actualidad, se han iniciado dos estudios que incluyen, en total, 3.000 pacientes que serán tratados con este fármaco. Los resultados definitivos se esperan para el año 2022.

La Unidad Funcional de Demencias del HUB participa en uno de estos dos estudios, el llamado EMERGE, en el que se tratarán pacientes en fases muy leves de la enfermedad. Asimismo, participa en otros ensayos clínicos con inhibidores de la síntesis de la proteína amilode beta y con anticuerpos monoclonales como crenezumab y solanezumab.

La UFD-HUB visita cada año más de 500 personas con sospecha de padecer demencia y controla más de 2.000 pacientes, tanto de demencias del tipo Alzheimer como de otros tipos, como demencias frontales, demencia de los cuerpos de Lewy y demencia vascular. También participa en distintos estudios de investigación básica. Dispone de las modernas técnicas de neuroimagen, tanto estructurales como funcionales, así como de sistemas de determinación de proteínas en el líquido cefalorraquídeo. Ha trabajado también de forma destacada en el campo de la epidemiología del Alzheimer y en la evaluación de la calidad de vida de los pacientes y los cuidadores, en estrecha colaboración con las asociaciones de familiares de su área de influencia.

Estudio del envejecimiento del cerebro

Por otra parte, el equipo de Neuropatología del Hospital Universitario de Bellvitge y del Departamento de Patología y Terapéutica Experimental de la Universidad de Barcelona en el campus de Bellvitge, dirigido por el Prof. Isidro Ferrer, lleva a cabo estudios centrados en el envejecimiento del cerebro, los factores que predisponen a su degeneración con la edad, y los primeros cambios moleculares que se producen en el cerebro de las personas en etapas tempranas de la enfermedad.

Estos estudios se realizan en cerebros obtenidos tras la muerte de personas que han dado generosamente este órgano para la investigación. Se realizan aplicando metodologías complejas y complementarias para determinar cambios en la regulación de la transcripción del ADN a los ARNs codificantes y no codificantes, proteínas, lípidos y metabolitos, junto con el estudio del daño secundario de estas moléculas. Los análisis de los cambios permiten obtener información sobre vías metabólicas alteradas y sobre posibles marcadores tempranos de la evolución de la enfermedad.

En la misma línea, se han descubierto alteraciones susceptibles de manipulación farmacológica para retrasar la evolución del Alzheimer, y aquellos compuestos en los que se ha detectado una oportunidad terapéutica se están probando en modelos animales, especialmente modelos de ratones transgénicos. Según destaca el Dr. Ferrer, “esta fase del estudio es importante porque permite descartar diferentes compuestos que tienen una utilidad limitada y, por el contrario, verificar que otras moléculas podrían ser útiles en los seres humanos”.

El grupo de Neuropatología ha identificado distintos compuestos con posibilidad de tener actividad terapéutica en humanos que se encuentran en fase experimental. Pero hay otros ya listo para pasar a la fase clínica como pruebas piloto. Concretamente, se está iniciando un estudio en fase II con un fármaco que ha mostrado su utilidad en modelos de ratones con enfermedad de Alzheimer, modelos que han permitido determinar su mecanismo de acción y la ausencia de alteraciones secundarias no deseables.

También hay factores que predisponen de manera menos específica al daño cerebral y la vulnerabilidad del cerebro en diferentes regiones con la edad. Con respecto a esto, la búsqueda del grupo de Neuropatología ha llevado a identificar particularidades regionales del cerebro que las hacen más vulnerables con la edad, así como mecanismos que amplifican el daño y, al contrario, que protegen del daño.

“Esta es una vía de trabajo más larga -destaca el Dr. Ferrer- porque los tratamientos que pueden tener efectos protectores son combinaciones de medicamentos y de conductas de vida que deberían comenzar en las edades medias de la vida”. Esta medicina preventiva, añade, se conoce mejor en otras enfermedades degenerativas como la arteriosclerosis o en la prevención de ciertos cánceres como es el hábito de fumar, y “requiere un trabajo a largo plazo, pero ya tenemos datos valiosos que probablemente se ‘deberán ir aplicando en un plazo no lejano “.

“Todo esto es un trabajo minucioso y lento, pero los resultados serán evidentes y aplicables en los próximos años”, concluye el Dr. Ferrer.

Més Notícies | Más Noticias | More news

Comments are closed.

Home | eHub | Email