La introducción de nuevos dispositivos eleva la tasa de éxito del tratamiento de la oclusión coronaria crónica del 60% al 90%

La oclusión coronaria crónica es una de las lesiones coronarias de más difícil tratamiento. Últimamente, se han diseñado diferentes dispositivos que ayudan al tratamiento, con los que se ha pasado de una tasa de éxito de alrededor del 60% a cerca de un 90 %. El Hospital Universitario de Bellvitge ha sido uno de los pioneros en poner en marcha un programa especial para abordar este tipo de lesiones. Esto ha hecho que nuestra unidad haya sido reconocida como una de las más experimentadas en este campo y seleccionada para realizar el workshop.
 
En este sentido, la Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista del Hospital Universitario de Bellvitge organizó el pasado mes de julio dos encuentros científicos y docentes con la presencia de especialistas nacionales e internacionales. Las reuniones incluyeron la realización de diversos procedimientos en el Laboratorio de Hemodinámica del área quirúrgica de la segunda planta que se transmitieron en directo en el aula pequeña de la sala de actos.
 
El día 2 de julio, tuvo lugar la I Reunión de jóvenes talentos en el tratamiento de las oclusiones coronarias crónicas mediante intervencionismo coronario. En la reunión, fueron invitados 15 cardiólogos hemodinamistas de hospitales españoles que se están iniciando en el programa. Se trataron con éxito dos pacientes con oclusión total crónica en una arteria coronaria, uno de ellos mediante un acceso retrógrado desde la otra arteria coronaria y el otro con acceso anterógrado desde la misma arteria coronaria. Todo este programa se llevó a cabo con la colaboración del laboratorio Abbott.
 
Por otra parte, el 9 de julio se llevó a cabo el I Workshop en Tomografía de Coherencia Óptica ( OCT ), con la colaboración del laboratorio Terumo. La OCT es una técnica de diagnóstico intracoronario que se basa en la reflexión de un haz de luz infrarroja, que se envía desde el interior de la arteria coronaria mediante un catéter que se traslada por encima de una guía intracoronaria. Este catéter envía un haz de luz infrarroja y, según las características de cada tejido que atraviesa, dará un aspecto diferente, de modo que puede diferenciar la normalidad de las zonas donde se detecta patología.
 
Se trata de una técnica relativamente nueva y que permite el estudio de las lesiones situadas en el endotelio vascular ya poca profundidad, y está especialmente indicada para el seguimiento del resultado de los stents intra. Al encuentro, acudieron 15 médicos de Portugal, Rusia y de algunos centros españoles, y se aplicó la técnica a tres pacientes con enfermedad coronaria.

Notícies relacionades |Noticias relacionadas | Related news

Comments are closed.

Home | eHub | Email