Con la llegada del verano, aumentan las actividades al aire libre y la exposición solar. El sol tiene efectos positivos cuando se toma con precaución, pero puede conllevar efectos negativos si se produce una exposición inadecuada.

Este verano, protege tu piel

La luz solar aporta vitamina D en el cuerpo que ayuda a fortalecer los huesos y tiene efectos beneficiosos en estados depresivos y en el estado de ánimo en general. En cambio, si se produce una sobreexposición, se pueden sufrir efectos nocivos como son el fotoenvejecimiento o de otras más graves como los melanomas o carcinomas.
Por este motivo, se debe tener especial cuidado en la manera de tomar el sol y hacerlo sin abusar. La mejor fórmula es empezar con un tiempo corto de exposición y irlo aumentando progresivamente. El Dr. Xavier Bordas, jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario de Bellvitge, nos cuenta una serie de precauciones imprescindibles para disfrutar del verano sin perjudicar nuestra piel. Consejos para no sufrir los efectos nocivos del sol a largo plazo, ya que como el doctor dice “la piel recuerda todas aquellas quemaduras que ha sufrido en el pasado”.
  • El grado de prevención en la exposición solar varía según el fototipo de la persona: las personas con pieles más blancas deben ir más cuidado que aquellas morenas, a pesar de que ambas deben tener cuidado a la hora de tomar el sol.
  • Se debe evitar la exposición durante las horas en que la incidencia de la radiación solar es más dañina. Este intervalo es desde las 13 h hasta las 16 h.
  • Los filtros solares deben utilizarse de manera adecuada: independientemente del índice de protección de cada crema solar, ésta se extenderá de manera uniforme por todo el cuerpo 20 minutos antes de empezar a tomar el sol y repetir la aplicación cada cierto tiempo, sobre todo si nos mojamos o sudamos mucho.
  • Hay que saber si tenemos alguna enfermedad cutánea que pueda empeorar con el sol, como pueden ser el lupus eritematoso o la porfiria cutánea tarda.
  • Se debe tener mucho cuidado si estamos tomando algún tipo de fármaco que sea fotosensible. Podemos obtener esta información mirando el prospecto.
  • Los niños son un grupo de especial riesgo ante el sol: las quemaduras en la piel durante la infancia son más perjudiciales que en ninguna otra etapa de la vida.
  • Las cabinas de bronceado no sirven como preparatorio para el verano. Esta es una creencia falsa, ya que estos dispositivos actúan igual y tienen los mismos efectos negativos que el sol.
Notícies relacionades |Noticias relacionadas | Related news

Comments are closed.

Home | eHub | Email