Intervención urológica en el quirófano robotizado del Hospital de Bellvitge

Intervención urológica en el quirófano robotizado del Hospital de Bellvitge

Tras más de ocho años de iniciar su programa de cirugía robótica, uno de los primeros que se pusieron en marcha en Cataluña, el Servicio de Urología del Hospital Universitario de Bellvitge ha llegado a las 500 operaciones mediante el sistema quirúrgico robotizado Da Vinci.

La urología fue la primera especialidad que inició, en octubre de 2009, el programa de cirugía robótica del hospital. El primer tipo de intervención realizada fue la prostatectomía radical (extirpación de la próstata) por cáncer de próstata, la intervención en la que existía más evidencia científica de beneficios de un abordaje robótico. Facilitó su puesta en marcha el hecho de que el Hospital de Bellvitge ya tuviera una consolidada experiencia en la cirugía laparoscópica del cáncer de próstata.

Posteriormente, el uso del robot quirúrgico se incorporó también a la nefrectomía parcial (extirpación de una parte del riñón) para cáncer renal, que ha sustituido el abordaje con cirugía abierta de los casos más complejos, evitando muchas extirpaciones de todo el riñón y aportando los beneficios de la cirugía mínimamente invasiva en esta patología.

La cistectomía radical (extirpación de la vejiga urinaria) con derivación urinaria intracorpòria para tratar el cáncer de vejiga, así como la cirugía reconstructiva de casos especialmente complejos, han sido las últimas técnicas incorporadas al listado de cirugías urológicas robóticas.

En todos estos tipos de intervenciones, el uso del robot quirúrgico ha mejorado los resultados funcionales y oncológicos que se lograban con la cirugía laparoscópica o la cirugía abierta, al tiempo que ha mejorado la evolución postoperatoria. En el caso de las prostatectomías radicales, que representan más del 80% de todas las cirugías robóticas urológicas realizadas, se ha registrado en especial una clara mejora de resultados en la conservación de la continencia urinaria, la conservación de la función sexual y la disminución de complicaciones. En el caso de la cistectomía radical, el abordaje robótico ha permitido también reducir el tiempo de estancia hospitalaria.

Además de los resultados asistenciales, la experiencia acumulada durante estos años ha hecho que el Hospital Universitario de Bellvitge haya podido apoyar a otros hospitales del ICS que han puesto en marcha la cirugía robótica más recientemente (Hospital Universitario Germans Trias i Pujol , Hospital Universitario Joan XXIII y Hospital Universitario Doctor Josep Trueta), así como a otros hospitales de España y Portugal.

El Dr. Francisco Vigués, jefe del Servicio de Urología del Hospital Universitario de Bellvitge, destaca que el uso del robot quirúrgico ha representado un éxito porque “tiene todos los beneficios de la cirugía mínimamente invasiva y, al mismo tiempo, nos permite abordar de una forma más simple y segura los casos complejos”. Vigués destaca que la experiencia adquirida ha permitido que la duración de las intervenciones se vaya reduciendo y, por tanto, se pueda utilizar el equipamiento para más intervenciones. El responsable del Servicio de Urología está convencido de que las indicaciones de cirugía robótica “continuarán aumentando, y cada vez serán menos los campos que quedarán para la cirugía abierta”.

El robot quirúrgico Da Vinci es un sistema con brazos articulados controlados por el cirujano desde una consola con visión tridimensional con el que se puede practicar cirugía mínimamente invasiva con mayor precisión y seguridad. Después del primer robot adquirido por el Hospital de Bellvitge en 2009, el año 2016 el renovó con un sistema Da Vinci Xi de última generación, más ligero y compacto, que incluye mejoras en el manejo del endoscopio y en la visión, así como nuevos accesorios de alto valor añadido y un simulador para funciones docentes y de entrenamiento.

Actualmente el Hospital Universitario de Bellvitge es uno de los centros con mayor volumen de cirugía robótica urológica en el Estado. Además, también aplica la cirugía robótica en intervenciones de ginecología (como intervenciones de cáncer de cuello uterino y de endometrio), cirugía general y digestiva (intervenciones de cáncer colorrectal, entre otros), otorrinolaringología y cirugía maxilofacial y oral.

5 de julio de 2018

Més Notícies | Más Noticias | More news

Comments are closed.

Home | eHub | Email