Consejos para un uso saludable del aire acondicionado

Llegada la temporada de verano y con las olas de calor constantes que hacen que el termómetro no deje de marcar durante todo el día temperaturas alrededor de los 30 grados, el aire acondicionado se ha convertido en nuestro mejor aliado. Un aparato de gran ayuda en los momentos de calor extremo, pero que puede llegar a ser un peligro para la salud si no lo utilizamos de manera adecuada.
Hacer abuso del aire acondicionado puede provocar efectos negativos en nuestro organismo. Desde resfriados, tos o faringitis, hasta contracturas musculares y dolor de cabeza, son algunas de las enfermedades que pueden acontecer si no controlamos la temperatura programada o si dejamos que el chorro de aire incida directamente en nuestro cuerpo. El Dr. Jesús Muniesa, director del CAP Sant Just Desvern, advertía jueves 16 de julio en el Telenoticias de TV3 el aumento de las visitas debido al mal uso del aire acondicionado. Los termostatos por debajo de los 23 grados incrementan el frío, pero también resecan el ambiente y esto aumenta las posibilidades de sufrir alguna infección respiratoria, lumbalgias o irritaciones de los ojos y de la piel.
Otro aspecto a tener en cuenta es la limpieza del aparato de aire acondicionado. Si el mantenimiento es inadecuado, éste puede contener gérmenes, bacterias o virus, los cuales se pueden propagar con el aire e incidir en los procesos gripales.
Consejos para hacer un uso saludable del aire acondicionado
  • Es recomendable programar el aparato de aire acondicionado entre los 23 y 24 grados de manera constante, ya que fuera de esta franja del aire no es confortable y, además, supone un derroche de recursos.
  • Se debe evitar que el chorro de aire incida directamente en nuestra piel, sobre todo aquellas zonas no cubiertas por la ropa, como pueden ser la cara, el cuello, el pecho, la zona abdominal o lumbar.
  • Es imprescindible realizar un buen mantenimiento del aparato, ya que la falta de limpieza de los filtros puede provocar problemas en las vías respiratorias, como faringitis, resfriados, infecciones respiratorias y, incluso, problemas gastrointestinales.
  • En el coche, el aire acondicionado se debe encender de manera progresiva una vez se haya logrado disminuir la temperatura ambiente dentro del coche con las ventanas bajadas.
Notícies relacionades |Noticias relacionadas | Related news

Comments are closed.

Home | eHub | Email