Los profesionales de la Unidad de Intersticio Pulmonar del Hospital de Bellvitge

Los profesionales de la Unidad de Intersticio Pulmonar del Hospital de Bellvitge

Los días 25 y 26 de junio, la Unidad Funcional de Intersticio Pulmonar (UFIP) del Servicio de Neumología del Hospital Universitario de Bellvitge organiza el 8º Curso Teórico-práctico en Enfermedad Pulmonar Intersticial Difusa. Durante el Curso, al que acudirán neumólogos de toda España, se expondrán las últimas novedades en el diagnóstico, el seguimiento, el tratamiento y el estudio fisiopatológico de estas enfermedades. Este año, la UFIP dedica el curso al recientemente fallecido Dr. Antoni Xaubet, considerado el padre de la fibrosis pulmonar en España.

La UFIP del Hospital de Bellvitge es un referente tanto a nivel estatal como europeo. Está reconocida por la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) como centro de alta complejidad y excelencia, forma parte de la red europea ERN-LUNG y participa en comités tanto nacionales como internacionales, clínicos y de investigación, por mejorar el manejo de estos pacientes.

Es la única unidad de España que cuenta con un equipo multidisciplinar no sólo para el diagnóstico sino también para el tratamiento de estas enfermedades. También es pionera en la incorporación del profesional de enfermería especializado en enfermedad pulmonar intersticial, y la única que ofrece servicio de urgencias médicas para estas enfermedades a través del Hospital de Día.

Además del Servicio de Neumología, forman parte de este equipo multidisciplinar profesionales de los servicios de Cirugía Torácica, Radiodiagnóstico, Anatomía Patológica, Rehabilitación, Farmacia, Medicina Preventiva, Nutrición Clínica y Dietética, y Trabajo Social. En 2017 visitó a un total de 1.260 pacientes, de los cuales 128 con fibrosis pulmonar idiopática. En estos momentos, tiene un total de 83 pacientes en tratamiento antifibrótico y 16 participan en diferentes ensayos clínicos.

La enfermedad pulmonar intersticial es un grupo de trastornos de origen diverso que tienen en común el hecho de que el tejido que rodea los alvéolos del pulmón, llamado intersticio, se vuelve rígido o cicatrizado. A consecuencia de ello, los alvéolos no pueden realizar con normalidad su función de absorber el oxígeno. Afectan a entre 15 y 110 de cada 100.000 personas, y el trastorno más prevalente y con más mortalidad es la fibrosis pulmonar idiopática (FPI).

La FPI no tiene todavía un tratamiento curativo y la supervivencia a los cinco años del diagnóstico es sólo de entre el 20 y el 40%, según los estudios. Sin embargo, la aparición, desde hace tres años, de los dos primeros fármacos antifibróticos capaces de retrasar el deterioro cicatrizante del intersticio pulmonar es uno de los elementos que están consiguiendo alargar esta supervivencia y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

La Dra. María Molina, coordinadora de la UFIP, destaca que “la complejidad en el manejo de los pacientes, tanto farmacológico como no farmacológico, exige la implicación de varios profesionales” y asegura que esta faceta multidisciplinar “es otro de los factores clave para el buen pronóstico y el bienestar de los pacientes”.

En cuanto esto, destaca, por ejemplo, la importancia de la rehabilitación respiratoria y de la educación de los pacientes en técnicas de ahorro energético, así como la revisión de su estado vacunal para evitar agudizaciones de origen infeccioso, que son la causa principal de su deterioro. También resultan fundamentales el control dietético y la detección precoz de problemas de nutrición, así como el abordaje de las necesidades sociales que acompañan a enfermos complejos para conseguir una mejor evolución de la enfermedad.

La Unidad Funcional de intersticios Pulmonar, destaca la Dra. Molina, “pretende ofrecer servicios integrados según las necesidades de cada persona, fomentando la autonomía del paciente y el autocuidado”. También resalta la importancia de un diagnóstico precoz, para lo que “es imprescindible fomentar una formación más completa de los profesionales de atención primaria que les permita una más eficaz detección e interpretación de los síntomas”.

En este sentido, la UFIP trabaja en coordinación con los equipos de atención primaria del Área Metropolitana Sur en un circuito de diagnóstico rápido de la enfermedad. Asimismo, ha organizado actividades pioneras para los pacientes, tales como un programa de ejercicio físico adaptado que incluye la realización de marchas nórdicas y que pretende consolidar herramientas y rutinas que mejoren la calidad de vida diaria de los pacientes.

25 de junio de 2018

Més Notícies | Más Noticias | More news

Comments are closed.

Home | eHub | Email