El Hospital Universitario de Bellvitge acogió, el pasado 29 de marzo, un acto de celebración de los 25 años de asistencia y tratamiento de pacientes infectados por el VIH en Cataluña, organizado conjuntamente por el Hospital Clínic de Barcelona, ​​el Hospital Universitario Germans Trias y Pujol, y el HUB.

Acto de celebración de los 25 años de asistencia y tratamiento de pacientes infectados por el VIH en Cataluña

Inauguró el acto la Ilma. Sra. Núria Marin, alcaldesa de L’Hospitalet de Llobregat, acompañada del Dr. Antoni Plasència, director general de Salud Pública del Departamento de Salud, el Dr. Jordi Ahora, director de centro del Hospital Universitario Germans Trias i Pujol, el Dr. Albert Salazar, director médico del HUB, y el Dr. Antoni Trilla, jefe de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Clínic de Barcelona.

Intervinieron en ella como presentadores y moderadores el Dr. Josep M. Gatell, jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Clínic de Barcelona, ​​el Dr. Bonaventura Clotet, jefe de la Unidad de VIH del Hospital Universitario Germans Trias i Pujol y director del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa, y el Dr. Daniel Podzamczer, jefe de la Unidad de VIH del Hospital Universitario de Bellvitge.

Las ponencias fueron a cargo del Sr. Ferran Pujol, director de Hispanosida, que habló sobre la historia de la enfermedad desde la perspectiva del paciente, y el Sr. Josep Corbella, periodista de La Vanguardia, que habló sobre la epidemia desde el punto de vista de los medios de comunicación.

Finalmente, el Dr. Julio Montaner, director del British Columbia Center for Excellence in HIV / AIDS (Vancouver) y ex presidente de la International AIDS Society, impartió la conferencia magistral titulada El tratamiento antirretroviral como arma para reducir la epidemia, en la que expuso como la prevención de la infección sigue siendo un problema de primera magnitud en todo el mundo, incluidos los países occidentales, y como un diagnóstico y un tratamiento más precoces representarían un beneficio fundamental no sólo para los pacientes individuales, sino para la evolución de la epidemia, ya que significaría un freno muy importante a la transmisión del virus.

Aunque los primeros casos de lo que después se llamaría síndrome de inmunodeficiencia adquirida datan del año 1981, no fue hasta 1986 que se produjo el estallido a gran escala de la pandemia y que profesionales asistenciales se empezaron a especializarse en la atención a estos enfermos.

Al mismo tiempo, también se puso en marcha el esfuerzo más importante de la historia para encontrar una forma de prevención y curación de una enfermedad. Así, en 1987 aparecía ya el primer fármaco antirretroviral, y menos de diez años después, en 1996, se conseguía convertir la infección por el VIH en una enfermedad crónica y con una buena calidad de vida para los enfermos bien controlados, en el que puede ser considerado el avance médico más espectacular jamás logrado contra una pandemia.

Sin embargo, el hecho de que el número de nuevos diagnósticos de infección se mantenga todavía estable hoy en día obliga a mejorar la extensión y eficacia de las intervenciones preventivas, y hay que seguir trabajando también en la búsqueda de una vacuna y de nuevos tratamientos que puedan mejorar y completar los actuales y con menos efectos secundarios.

Abril 2011

Notícies relacionades |Noticias relacionadas | Related news

Comments are closed.

Home | eHub | Email