10 consejos para prevenir el trastorno de piernas cansadas

Llega el verano y con el calor los problemas de circulación en las piernas se agravan. Durante la temporada estival se produce lo que se denomina vasodilatación: las venas se dilatan y pierden parte de su poder de contracción y provocan que la circulación no fluya con normalidad. Pesadez, dolor y calambres son los síntomas que más se identifican con el trastorno de piernas cansadas.
Las mujeres son las que sufren con mayor frecuencia este trastorno, ya que se relaciona con alteraciones hormonales derivadas de la menstruación, la menopausia y otros estadios relacionados. Sin embargo, factores como la edad, la herencia genética, los embarazos, o una vida sedentaria, entre otras, pueden provocar que las venas se dilaten, por lo que la sangre, atraída por la fuerza de la gravedad, se acumula en las piernas y genera problemas como las piernas cansadas.
Las causas más frecuentes que suelen provocar el problema de las piernas cansadas son básicamente los malos hábitos en nuestro estilo de vida. El poco ejercicio, el sedentarismo, la alimentación y la obesidad, son las razones más frecuentes por las que aparece este trastorno. Debemos tener en cuenta que las piernas cansadas no sólo afectan a la parte física, sino también al plano emocional. Por todo ello, el Dr. Antonio Romera, especialista del Servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Universitario de Bellvitge nos da diez consejos para prevenir y aliviar los síntomas del trastorno de piernas cansadas.
1. Evitar permanecer de pie, quieto / ao sentado / a durante largos períodos de tiempo: cuando por motivos de trabajo o viajes largos en coche, avión o autobús, se tenga que permanecer mucho tiempo sentado / a, es recomendable no cruzar las piernas y utilizar un reposapiés. Tanto si se está sentado / a o de pie durante mucho tiempo, hay que mover frecuentemente los pies y las piernas y dar breves paseos.
2. Piernas arriba: para mejorar el funcionamiento de las venas después de largos periodos sentados o de pie, se aconseja estirarse y elevar las piernas por encima del nivel del corazón. Un buen consejo es caminar de puntillas y después de talones. Dormir con las piernas elevadas unos 15 cm favorece el retorno venoso.
3. Utilizar medias terapéuticas: el médico o farmacéutico valorará el grado de compresión y la talla más adecuada para cada persona.
4. Seguir una dieta equilibrada, baja en sal y rica en fibra: tanto el sobrepeso como el estreñimiento pueden afectar la circulación. Para prevenirlos es clave una dieta rica en fibra, frutas, frutos secos, legumbres, verduras y cereales; así como reducir al mínimo el consumo de sal para retener menos líquidos.
5. Hidratación, por dentro y por fuera: se debe beber abundante agua, entre 1,5 o 2 litros de agua diariamente. Beber agua o derivados como los zumos, los caldos, las infusiones, etc., ayudan a hidratar y limpiar el cuerpo para facilitar la eliminación de grasas y toxinas. Además, es recomendable hidratar también la piel con productos especializados para mantener la piel elástica y activar la circulación sanguínea.
6. El deporte, fundamental: es recomendable la práctica de ejercicio físico moderado de forma regular. Deportes como la natación o caminar diariamente, incluso el baile, la gimnasia y la bici, ayudan a activar la circulación sanguínea.
7. A última hora del día activar la circulación con una ducha y un masaje: al finalizar la ducha diaria, debemos aplicar agua fría en las piernas en sentido ascendente para aliviar la sensación de pesadez. También ayudan los masajes con geles fríos, desde el pie a la rodilla en sentido ascendente, para activar el retorno sanguíneo.
8. El calzado y la ropa, mejor amplios: las prendas muy ajustadas no son aconsejables, ya que pueden dificultar el retorno venoso desde las piernas al corazón. Es preferible el uso de calzado ancho y cómodo, sin un tacón excesivo, de 3 a 5 cm como máximo.
9. Evitar el calor: dado que las altas temperaturas favorecen la dilatación de las venas, es importante evitar las fuentes de calor dirigidas directamente a las piernas. No se debe tomar el sol en las piernas de forma prolongada, ni depilarse con cera caliente, o utilizar braseros o saunas.
10. Consultar con el profesional sanitario: el médico o el farmacéutico puede orientar sobre complementos alimenticios, geles para piernas cansadas y medicamentos específicos para favorecer el retorno venoso.
Més Notícies | Más Noticias | More news

Comments are closed.

Home | eHub | Email